ACPP con la organización feminista AFTURD y la Liga Tunecina de Derechos Humanos; apoyando a quienes han trabajado para la Ley orgánica relativa a la violencia contra las mujeres en Túnez.

ACPP con la organización feminista AFTURD y la Liga Tunecina de Derechos Humanos; apoyando a quienes han trabajado para la Ley orgánica relativa a la violencia contra las mujeres en Túnez.

Estamos de enhorabuena por nuestras compañeras y compañeros tunecinos, pues  después de un largo camino se acaba de aprobar en Túnez la Ley orgánica relativa a la violencia contra  las mujeres (Loi organique n°60-2016 relatif aux violences faites aux femmes). Después de varios borradores (al menos 6 entre 2014 y 2016) el proyecto, aunque recortado parcialmente, finalmente pasó el examen por unanimidad en la Asamblea de Representantes del Pueblo tunecino (ARP) el pasado 26 de julio.

Nuestra socia local AFTURD (Asociación de Mujeres Tunecinas para la Investigación sobre el Desarrollo) ha sido una de las máximas exponentes de la reivindicación desde 2004 de una ley que proteja a las mujeres, teniendo el apoyo explícito de la Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTDH), otra de nuestra socias locales. Tras la constitución de´27 de enero de 2014, en la que se impone al Estado tomar medidas para la erradicación de las violencias contra las mujeres, en octubre de 2015 una parte de la sociedad civil decidió unirse para crear una Coalición de apoyo a la aprobación de esta ley, en la que nuestras dos contrapartes participan como cofundadoras.

Esta ley, a quien mucho ha inspirado la Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género española, es un hito histórico y un avance imprescindible para el alcance de la igualdad efectiva en Túnez. La ley no sólo reconoce la violencia física, la sicológica y la económica, sino también la violencia moral y sexual, además de contemplar medidas de protección y prevención importantísimas para las mujeres y niñas tunecinas. Por ejemplo, prevé la creación de un cuerpo especial de la policía constituido y formado en materia de violencias sexistas que registre y comunique las denuncias de las víctimas al ministerio público obligatoriamente, se ha logrado prohibir explícitamente prácticas como la posibilidad de indultar a un violador si se casa con la víctima, y se han previsto penas de prisión para las personas que tienen relaciones sexuales – aun consentidas – con menores o que contratan a menores para el trabajo doméstico. Una ley, por tanto, que supone un paso histórico para el avance de los derechos de las mujeres en Túnez.

 

*Fotografía: Salwa Kennou, presidenta de AFTURD, y Nejma Aouadi, de su Comité Director, en la tribuna del Parlamento tunecino durante el debate de la ley.