En El Salvador, por una habitabilidad con un enfoque inclusivo.

En El Salvador, por una habitabilidad con un enfoque inclusivo.

ACPP TRABAJA JUNTO AL GOBIERNO SALVADOREÑO POR UNA HABITABILIDAD CON UN ENFOQUE INCLUSIVO, POR LA IGUALDAD Y LA PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA EN TODAS SUS FORMAS.

En El Salvador, por una habitabilidad con un enfoque inclusivo.

Las 250 familias que perdieron su vivienda en la tormenta tropical Ida en el año 2009, habitarán la nueva comunidad “Villas de San Pedro”, en el municipio salvadoreño de San Pedro Masahuat, y contarán con mejores condiciones de habitabilidad, salud y ambientales mediante el proyecto en el que ha participado ACPP con el apoyo de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, y que el pasado 24 de enero fue entregado por el Presidente de El Salvador, Salvador Sanchez Cerén.

El acto contó, además de con la presencia del Presidente de la República, con el Ministro de Obras Públicas, Eliud Ayala, el Embajador de España en El Salvador, Federico de Torres Muro, la Coordinadora de la AECID en El Salvador, Cristina Aldama, el Alcalde de Municipio, Carlos Ramos, y el Referente de ACPP para Centroamérica, Ignacio Baeza, entre otras personalidades. Tanto el Presidente como el Ministro hicieron alusiones directas a la Asamblea de Cooperación por la Paz y al Gobierno de Castilla la Mancha, agradeciendo el apoyo y la confianza, resaltando el valor de la  solidaridad internacional.

La nueva comunidad se ha construido con un aporte importante de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha (JCCM), a través de ACPP y su socia local, la Asociación Cristina para la Alfabetización y el Desarrollo (ALFALIT). El programa global ha consistido en la edificación de 250 viviendas, 75 de las cuales han sido financiadas por la JCCM. El resto han sido construidas por el Ministerio de Obras Públicas salvadoreño, en un ejemplo de coordinación del trabajo entre cooperación internacional y políticas públicas locales de carácter social.

Las 75 viviendas que formaban parte de la intervención de ACPP han sido construidas por la propia población, las 250 familias beneficiarias, tratando así de fomentar la cohesión comunitaria mediante la confianza mutua y además aprovechando para formar en técnicas básicas de albañilería a las personas participantes, las cuales fueron en su gran mayoría mujeres jefas de hogar. Estas 75 casas, además, contarán con huertos caseros y están adaptadas para personas con discapacidad. La JCCM también ha aportado a toda la comunidad espacios públicos infantiles y para adultos mayores, áreas deportivas y un centro de tratamiento de residuos sólidos, una compostera para la fabricación de abono agrícola.

El proyecto incluye un fuerte componente de articulación social que permite que exista una asociación de vecinos fuerte, con comité de mujeres, de jóvenes y de personas con discapacidad, y que podrán tener espacios para preparar y coordinar su actividad gracias a un centro social polivalente con salas de formación, radio y sala para la celebración de actos.  Y precisamente, avanzar en la igualdad y en prevenir la violencia en todas sus formas es uno de los objetivos que la intervención plantea, encontrando sinergias con otras actuaciones que ACPP está llevando a cabo en la localidad, concretamente las relacionadas con el fortalecimiento de la organización de mujeres y su acceso a servicios de atención y protección, y el apoyo al deporte juvenil mediante la práctica deportiva y de valores del rugby.

El proyecto, que está en su fase final, será entregado previsiblemente antes de mes de mayo con todos sus componentes, y ACPP está comprometido en buscar los apoyos necesarios para continuar con el proceso de desarrollo humano complementario que exige la envergadura de esta intervención. ·