En Positivo 4

En Positivo 4

En positivo 4

Desde ACPP defendemos que la cooperación es uno de los instrumentos para luchar contra la desigualdad, también en España, y que debe ser una más de las políticas públicas en los diferentes ámbitos de gobierno. En mayo de 2015 publicábamos un boletín especial que recogía  los compromisos adquiridos en sus programas electorales por diferentes partidos políticos en diversos territorios. Cuatro años después, hemos iniciado esta sección que estamos desarrollando a lo largo de los próximos meses hasta las elecciones municipales y autonómicas que tendrán lugar en mayo de este año. En ella proponemos un repaso, que no pretende ser exhaustivo pero sí suficiente, del desarrollo de las políticas sociales, y en particular de la política pública de cooperación. Y queremos hacerlo en positivo, seleccionando algunos de los gobiernos municipales y autonómicos que se han distinguido en esta legislatura por marcar una senda en positivo en el ámbito de las políticas sociales. Una senda que en la mayoría de los casos no ha llevado al cumplimiento de los compromisos adquiridos, y exigidos por las asociaciones especializadas en el ámbito de la cooperación al desarrollo, pero que sí han representado cambios respecto al punto del que se partía, en la gran mayoría de los casos muy significativos. Cambios que, como parte del tejido social de nuestras sociedades, debemos seguir impulsando y exigiendo para que continúen avanzando hasta conseguir los objetivos marcados.

En positivo… Concello de Santiago de Compostela

Es martes, 26 de febrero. Santiago de Compostela se mueve al calor de un sol extraordinario. La Plaza del Obradoiro recibe gentes que peregrinan, que solo pasean y estudiantes que apuran el paso para llegar a clase. En el Pazo de Raxoi, que copreside la plaza, el reloj señala las 16.30 y se abren las puertas del Salón Verde. Alrededor de una imponente mesa catorce personas toman asiento. Son representantes del equipo de gobierno, del funcionariado, de los partidos políticos con representación municipal, del Fondo Galego de Cooperación e Solidariedade, de la Xunta de Galicia, del Foro Cívico, de las Asociaciones Vecinales, de la Xunta de Galicia, del Foro de Inmigración y de la Coordinadora Galega de ONGD. La mayoría son mujeres, nueve, indicio de que el tema a debate se centrará en alguna política social, de esas que ponen en el centro los cuidados. Concha Fernández, concejala responsable de Políticas Sociales, lee un orden del día donde la cooperación internacional se convierte en el eje del debate. Se da inicio a la primera reunión del recién constituido Consello Municipal de Cooperación e Solidariedade.

Un tono literario para describir un momento histórico. La imagen con la que saldar parte de una deuda pendiente. La que acumulaba la ciudad a los veinte años de la declaración institucional por la que se comprometía a destinar el 0,7% de su presupuesto para cooperación internacional. Han sido años en los que no existió ninguna política pública que diese forma a la declaración. Hubo iniciativas aisladas, promesas incumplidas y aportes regulares al Fondo Galego, un balance pobre para la capital de Galicia.

Esta legislatura que termina ha sido muy positiva para la cooperación internacional. En el año 2016 se iniciaba el programa Compostela + Solidaria, en el que las ONGD de la ciudad hacían un amplio despliegue para acercar a la ciudadanía la problemática de la justicia social. En 2017 se anunciaba la primera convocatoria de proyectos de cooperación internacional en régimen de concurrencia competitiva. En 2018 se aprobaba, por unanimidad de todas las fuerzas políticas, la conformación del Consello Municipal de Cooperación e Solidariedade. Tanto el programa de Compostela + Solidaria, como las convocatorias y el Consello forman un trío de decisiones clave. Porque se marcan las pautas de una política pública con instrumentos regulares de financiación, porque se consolidan acciones de educación con la ciudadanía y porque se establece la participación ciudadana como el centro nuclear de la política pública de cooperación.

Un ejemplo de que la voluntad política es fundamental para impulsar la justicia global. Han sido años de implicación con el tejido asociativo. Se han superado las barreras de quienes querían imponer el freno de la burocracia. En definitiva, una prueba de que el optimismo de la voluntad puede ser motor de avance para construir ese mundo que anhelamos. ●

Extremadura, en defensa de la solidaridad

La defensa de la libertad y la solidaridad frente al racismo, la xenofobia y la intolerancia ha sido la bandera que durante estos últimos 4 años se ha impulsado desde la política de cooperación extremeña. La apuesta por una Red de Espacios Seguros donde todas las personas sean bienvenidas y se sientan seguras, ha hecho que tanto la administración pública, centros educativos, entidades, empresas y organizaciones de la región se unan a esta campaña y sirva para contrarrestar discursos xenófobos, fomentando un clima inclusivo entre la ciudadanía.

La apertura del Centro de Acogida, Emergencia y Derivación (CAED) en la ciudad de Mérida para personas migrantes que llegan a las costas andaluzas desde África ha supuesto, sin duda, una respuesta decidida y comprometida ante la situación de emergencia que se está viviendo.

La Movilidad Humana y las Migraciones ha sido una de las prioridades que ha marcado la política de cooperación durante estos años, plasmándose en el nuevo Plan General de Cooperación Extremeña 2018-2021: Plan de Ciudadanía Global y Cooperación para el Desarrollo en Extremadura. Un Plan que pretende avanzar hacia una lógica de construcción de la política de cooperación extremeña más abierta, flexible y dinámica, a partir de un proceso de diálogo permanente y estratégico. Una construcción que se está desarrollando desde los tres Ámbitos Estratégicos identificados en el Plan General: Modelo de desarrollo que garantice la Sostenibilidad de la vida, Feminismos y Desigualdades; y Movilidad Humana y Migraciones, y que no son más que espacios de construcción de todos los actores.

Destacamos también la incorporación de nuevas áreas regionales de la cooperación extremeña, como América Latina y Caribe, con Colombia y Cuba; y el Norte de África y Oriente Próximo, con Marruecos y los Territorios Palestinos Ocupados; territorios en los que ACPP Extremadura está directamente vinculada con la puesta en marcha de diferentes proyectos de cooperación. Y también la apuesta que desde otras Administraciones, como la diputación de Cáceres, se está haciendo por los derechos de las mujeres y más concretamente por los derechos sexuales y reproductivos, trabajo necesario para apoyar a nuestras socias locales La Colectiva y la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, organizaciones feministas en El Salvador que han tenido un papel clave en la liberación de Imelda Cortez, joven salvadoreña acusada de intento de homicidio agravado por un supuesto aborto después de haber sido violada en repetidas ocasiones y que se ha convertido en un emblema de la lucha de las mujeres salvadoreñas.

Aunque estamos aún muy lejos de nuestra reivindicación histórica de alcanzar el 0,7% de los presupuestos generales para la AOD, en estos cuatro años ha habido un incremento del 21,89%, pasando de un 0,19% en el año 2016 a un 0,21% en el año 2019.

Somos conscientes de que aún queda mucho por hacer y desde ACPP Extremadura seguiremos trabajando para defender lo que hemos construido entre todas y juntas. ●

 

Tiempos de cambio en Aragón

 

“…

O tal vez es el tiempo

que cambia los lugares,

las piedras

y la casa,

tal vez los laberintos…”

 

En su poesía “La memoria es el viaje”, Adolfo Burriel* habla del tiempo que cambia los lugares. Aquí os contaremos el cambio en nuestro lugar, en nuestra tierra en Aragón en los últimos tiempos, desde 2015.

Después de un largo olvido de nuestro trabajo para la justicia social a través de la Cooperación al Desarrollo como una política pública, estos últimos años han sido el momento de mostrar las ganas de visibilizar nuestra lucha, la voluntad para que la solidaridad sea una política social y el apoyo continuo a la Coordinadora de las ONGD en Aragón, la Federación Aragonesa de Solidaridad.

La firma del primer Pacto Aragonés por la Cooperación al Desarrollo ha sido, sin duda, uno de los hitos de estos años. Un hito que marca un mínimo al que se debe llegar para recuperar nuestras políticas y mejorar en transparencia y en calidad. Así mismo, por primera vez, el presidente de nuestra Comunidad nos ha convocado a una reunión donde la compañía de Mariví Broto, nuestra Consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, se ha sentido como un apoyo de compañerismo, de un camino que se quiere caminar dialogando entre las ONGD de Aragón.

Sin duda estos tiempos en Aragón han sido tiempos de espacios de encuentros, sinergias, innovación y el inicio de un viaje que queremos que no sólo se quede en nuestra memoria, sino que pase del dicho al hecho.

Para ello, nosotras, desde ACPP-Aragón hemos seguido luchando para aportar nuestro granito de arena no sólo con nuestros proyectos de Cooperación al Desarrollo en Guatemala, El Salvador y en Senegal, sino que también seguimos en las zonas rurales de nuestro territorio de Aragón en las provincias de Huesca y de Teruel. Apostamos por una transformación social en la comunidad en varios municipios, gracias al apoyo del Gobierno de Aragón, uniendo generaciones, creando espacios dinámicos e innovadores para compartir conceptos como el desarrollo sostenible, migraciones, género, etc. Así, Educando para el Desarrollo, nuestro proyecto de Educación para el Desarrollo y Ciudadanía Global, se ha convertido en nuestro proyecto favorito en poco tiempo donde contamos con mayores y jóvenes para la transformación social en varios municipios de Aragón.

Así es… Tal vez, es el tiempo el que cambia los lugares… O tal vez son las personas quienes cambian los tiempos… ●

*Adolfo Burriel, abogado, poeta, político, y socio de ACPP en Aragón