Los jóvenes de «En la Recerca del Desenvolupament» describen como «reveladora», «intensa» e «impactante» su experiencia en Marruecos

Los jóvenes de «En la Recerca del Desenvolupament» describen como «reveladora», «intensa» e «impactante» su experiencia en Marruecos

En el contexto de En la Recerca del Desenvolupament (ERD), proyecto de asesoramiento de trabajos de investigación de Bachillerato financiado por el Ayuntamiento de Barcelona, viajamos a Marruecos con los protagonistas para conocer el porqué, el cómo y el aprendizaje que extraen de la experiencia. Entrevistamos a Eva, Elias, Alicia y Mireia, jóvenes barceloneses de 18 años y participantes de la 3ª Edición de ERD. Sus reflexiones en torno a la experiencia no solo nos indican lo acertado de brindarles esta oportunidad, sino que son un claro destello de esperanza de las nuevas generaciones hacia una transformación social. ¡No os perdáis esta entrevista!

Foto Marruecos 2 web

De izquierda a derecha: Alicia, Mireia, Mariona Fontanella (técnica de EPD Catalunya), Eva y Elías / Fotografía: ACPP

A alguien que no conozca el proyecto, ¿cómo expilaríais el porqué de vuestro viaje?

Alicia: Todo empezó con el Trabajo de Investigación que se hace en Bachillerato en Catalunya donde la escuela nos ofreció la oportunidad de recibir el apoyo de ACPP en trabajos vinculados a la cooperación. Al final del proceso otorgaron unos premios que consistían en un viaje a Marruecos para conocer una realidad similar a la que habíamos investigado con nuestros trabajos.

¿Cómo describiríais el viaje?

Mireia: Hemos visitado asociaciones que trabajan en Marruecos y descubierto en qué consiste realizar un proyecto de cooperación.

Eva: Además nos ha permitido conocer el país a través de lo más esencial: las personas. No solo hemos conocido el territorio de Marruecos, sino que hemos entrado en un ámbito más personal, conociendo la cultura, cómo se relacionan entre ellos y ellas, el idioma…

Qué es lo que más os ha impactado?

Mireia: Sin duda el testimonio de Valentin (todos asienten). Un nigeriano que lo deja todo, incluso su familia, para buscar una vida mejor y llegar a España a toda costa.

Elias: Conocer en primera mano la realidad marroquí como país de paso de los subsaharianos que quieren emigrar a Europa. Velentin es une de ellos, viven en campamentos en las montañas en unas condiciones infrahumanas. ASTICUDE, la contraparte de ACPP, trabaja con esta realidad y nos dio la oportunidad de conocerlo.

Alicia: A mí me ha gustado mucho el contacto directo con las personas beneficiarias de los proyectos. Visitar los proyectos impresiona pero, cuando hablas con las personas, te das cuenta de cómo les cambia la vida y das aún más valor al trabajo.

Foto Marruecos 3 web

Un ejemplo del proyecto que os ha gustado especialmente…

Alicia: El de la construcción del centro comunitario de mujeres en la comuna de Tafouralt que hacían aceites esenciales, alfombras, vestimenta, artesanías…

Elias: Además hemos tenido el placer de conocerlas y ver el centro en funcionamiento. Era muy vivo, participativo y realmente te transmitían lo importante que era para ellas.

Eva: Y ver lo orgullosas que sentían las mujeres de lo que habían hecho. Con ganas de demostrarlo al mundo. Y cuando mostrábamos interés pronto explicaban quién lo había tejido, cómo, cuándo… y aunque no hablábamos el mismo idioma hacían esfuerzos para transmitirlo y ex

presar lo importante que había sido este cambio para ellas.

¿Cómo veis la cooperación en Marruecos y el trabajo de ACPP en este país?

Mireia: Considero que los proyectos que están en funcionamiento tienen un impacto real sobre las personas. Todo respondía una necesidad y por ello los proyectos se veían útiles.

Eva: Hemos visto lo difícil que es hacer bien la cooperación, es muy fácil decir “yo haría, yo haría”… pero luego lo ves con tus propios ojos y resulta complicado conocer qué necesidad priorizar… ACPP hace muy bien la tarea de identificar una necesidad real y asegurarse que sea sostenible.

Elias: Desde de la lejanía es fácil olvidarte porque no lo tienes delante, pero estando aquí nunca se nos va poder olvidar. Ver cómo funcionan los proyectos, la acogida que nos dio la contraparte Homme et Environment, haber hablado con Valentin, es imposible… si lo vives ya no se te olvida.

Alicia: Antes de llegar te haces una imagen de Marruecos pero al llegar y tras la visita a los proyectos te das cuenta que es muy distinto a lo que te imaginabas…

¿Qué aprendizaje os lleváis con vosotros?

Alicia: El de que los pequeños pasos sí importan.

Elias: Tuve la oportunidad de hablar con un maestro sobre la evolución de la situación política en Marruecos y me comentó que era positiva porque él consideraba que los cambios debían venir lentamente y a partir de un proceso pacífico. Si intentas ir muy rápido o usas la violencia puedes equivocarte y acabar peor.

Eva: Yo he aprendido a que las cosas no solo se tienen que imaginar, sino que si quieres algo, lo tienes que hacer.

¿Qué creéis que jóvenes como vosotros pueden aportar en la construcción de un mundo más justo?

Mireia: Lo más fácil es divulgarlo, explicar lo que hemos visto porque no todo el mundo tiene la oportunidad de viajar hasta aquí y ver la realidad con sus propios ojos.

Elias:  Para mi es importante hacer un viaje así, para tener siempre presente la desigualdad, y luego estudiar mucho lo que a ti te gusta y usar este conocimiento para cambiar las cosas.

Eva: Integrarlo en lo que hagas en el futuro, siempre tenerlo en cuenta y presente… para ello es muy importante un contacto directo como nuestro viaje. La experiencia es única.

Mireia: Además, durante este viaje hemos estado grabando un vídeo para poder transmitirlo visualmente a nuestro entorno. A la vuelta haremos el montaje y lo difundiremos.

Para concluir, una palabra que os evoque haber vivido esta experiencia…

Eva: Reveladora.

Mireia: Intensa.

Alicia: Extraordinaria.

Elias: ¿Solo una? No puedo… Impactante y entrañable.

 Foto Marruecos web 1