Dignificando el trabajo del cuidado: fomento del empleo decente y la acción colectiva de las trabajadoras domésticas en Túnez

Dignificando el trabajo del cuidado: fomento del empleo decente y la acción colectiva de las trabajadoras domésticas en Túnez

Asamblea de Cooperación por la Paz, está desarrollando en Túnez el proyecto “Dignificando el trabajo del cuidado” junto con sus socias locales las organizaciones feministas AFTURD y ATFD, y el sindicato UGTT, financiado por la Dirección General de Cooperación y Solidaridad de la Generalitat Valenciana.

Este proyecto pretende mejorar las condiciones laborales y el derecho a una vida digna de un grupo tan importante, desprotegido y silenciado, como el de los trabajadores y trabajadoras domésticas de Túnez.

Este colectivo laboral, altamente feminizado, ha estado supeditado a salarios irrisorios, jornadas laborales abusivas y a la falta de apoyo legal. El trabajo doméstico supone la salida económica de muchas mujeres de zonas rurales y de otros países del continente africano, muchas de ellas huyendo de las dificultades que existen en sus regiones, con el único objetivo de buscar una mejor calidad de vida, que obviamente, no encuentran bajo las circunstancias en las que está delimitado este trabajo.

El proyecto se inscribe dentro del refuerzo a la ratificación del Convenio nº189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), adoptado en 2011, y que afirma que las trabajadoras domésticas tienen derecho al respeto y la protección específica de sus derechos y principios fundamentales así como a una protección mínima, que permita dignificar su profesión. Luchar por la clase trabajadora que se engloba dentro de las tareas del cuidado es, como defiende el ecofeminismo, defender el pilar fundamental que sostiene la sociedad, y que ha sido invisibilizado históricamente. Esto se evidencia claramente al observar que este tratado tratado hasta el momento ha sido ratificado tan sólo por 25 de los 183 Estados Miembros de la OIT, no encontrándose entre ellos Túnez ni tampoco España.

En el caso de Túnez la situación es especialmente crítica para dos colectivos: personas migrantes y jóvenes del área rural. El endurecimiento, en los últimos meses, de las políticas fronterizas en Marruecos y Libia, ha generado que la migración del continente africano se dirija hacia Túnez, tanto para establecerse en el país, como para “utilizarlo” de plataforma para alcanzar Europa.  Este contexto es aprovechado por las mafias de tratas de personas, y en concreto, aquellas que utilizan a las mujeres proveniente de otros países, de Costa de Marfil y Senegal entre otras, como trabajadoras domésticas, a las que se les quita la documentación para evitar que huyan mientras que son explotadas durante largas jornadas de trabajo y sin recibir un salario, pues este se entrega al intermediario entre el país de origen y Túnez. Por otro lado, se sufre una situación similar para muchas jóvenes, algunas menores, que provienen de las zonas rurales de Túnez y que acaban trabajando en la capital. Todas ellas son víctimas de violencia económica, pero también se exponen a situaciones de abuso psicológico e incluso sexual por las familias que las “emplean”.

En este marco político-social se está desarrollando el proyecto “Dignificando el trabajo del cuidado: fomento del empleo decente y la acción colectiva de las trabajadoras domésticas en Túnez”, enfocado en tres líneas de actuación diferente una para cada contraparte, pero que a su vez se complementa entre sí. Por un lado se ha de visibilizar aglutinando los diferentes perfiles la situación de vulneración de derechos en que se encuentran las trabajadoras domésticas en Túnez, que está desarrollando la ATFD. A la vez se está creando un comité sindical, dentro de la UGTT, que se encargue de defender los derechos de las trabajadoras domésticas. Para ello se han comenzado las formaciones con representantes de las regiones del Grand Tunis, el área metropolitana de la capital, que pueda representar y defender los derechos de este colectivo laboral e impulsar la campaña de ratificación del Convenio 189 apoyándose además en el material que se está preparando desde la ATFD.

Pero el trabajo que se lleva a cabo en el proyecto no se queda solamente en el plano de la incidencia, sino que entra de lleno a trabajar por crear una empresa social de mujeres trabajadoras domésticas que pueda servir de ejemplo de profesionalización del sector y que además las ayude a mejorar su autoestima y empezar por una de las partes más importante que es que ellas mismas valoren la importancia de su trabajo.