Protección de los derechos y la dignidad de la población palestina bajo ocupación

Protección de los derechos y la dignidad de la población palestina bajo ocupación

Continuamos en el Territorio Ocupado Palestino. En esta ocasión, nos desplazamos hacia las comunidades de Kafr ad Dik y Bruqin, en la gobernación de Salfit, Cisjordania. Estas se caracterizan por su alta vulnerabilidad y por su violenta exposición a desastres tanto humanos como naturales. La cercanía a los asentamientos, bases militares y puestos de control israelís que caracterizan la Zona C del territorio, así como las importantes agresiones medioambientales exponen a su población a grandes dificultades y vulneraciones a su dignidad y derechos, estando desprovistas de protección suficiente.

La identificación de dicha problemática ha resultado en la propuesta de acción (enmarcada dentro de un proyecto más amplio) “Protección de los derechos y la dignidad de la población palestina bajo ocupación conforme al DIH y el DIDH, con especial énfasis en la lucha contra la violencia de género, la protección de la infancia y la reducción del riesgo de desastres (RRD)”, la cual está financiada por la Dirección General de Cooperación y Solidaridad de la Consellería de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática de la Generalitat Valenciana, y está siendo implementada por ACPP, Agricultural Development Association (PARC) y Psycho-Social Counseling Center for Women (PSCCW).

Esta acción, iniciada el pasado día 15 de julio, se dirige a mitigar y prevenir el impacto de la crisis prolongada de protección y sus riesgos humanitarios sobre la dignidad y los derechos de 1.906 mujeres/niñas y 2.020 hombres/niños de las comunidades de Kafr ad Dik y Bruqin. En especial, presta atención a las diferentes vulnerabilidades y necesidades de mujeres, hombres, niñas y niños basadas en género, así como a reducir los riesgos de desastre. ¿Cómo?

Para ello, el proyecto cree necesario reforzar la resiliencia de la población afectada, por lo que se potenciarán las capacidades productivas de las familias de las estas comunidades a través de formaciones que permitirán la mejora en la productividad de sus terrenos y plantaciones, así como la protección de sus propiedades privadas, derecho fundamental de toda persona.

Por otra parte, la formación y conocimiento de los propios derechos de los ciudadanos y ciudadanas, así como la capacidad organizativa de los mismos como sociedad civil implicada es fundamental para la defensa efectiva de los mismos. Por ello, el papel de representación y defensión será asumido por un Comité de Protección Comunitario (CPC), quien diseñará un Plan de Protección para estas comunidades y será formado para realizar esta labor y recoger las demandas, necesidades y debilidades expresadas por la población y su posterior difusión. Además, el especial foco puesto en los niños y niñas se reflejará en los mecanismos adheridos en el Plan de Protección para la protección infantil, los cuales implicarán el propio contacto con el alumnado, quien recibirá apoyo psicosocial específico, así como con los profesores, quienes serán formados para tratar de forma adecuada a los alumnos, padres y madres expuestos a gran estrés psicosocial.

El enfoque de género, inmerso de forma transversal en todo el proyecto, se tratará de forma específica a través de actividades dirigidas especialmente a fortalecer los mecanismos de protección de los derechos de la mujer, así como en la lucha contra la violencia sexual y de género. Para ello, se hace necesario el apoyo y acompañamiento a mujeres que han vivido experiencias traumáticas de violencia de género, para lo que se cuenta con personal y asistencia especializadas en este ámbito desde PSCCW, quien cuenta con amplia experiencia y trato con mujeres.

Con todas estas acciones, el proyecto busca abordar las necesidades humanitarias, así como la crisis humana estructural prolongada en el tiempo desde sus diferentes aspectos. Así, adquiere una visión global de la situación crítica y proporciona respuesta a la problemática identificada.